Técnicas de dibujo

Un dibujo es una manifestación artística que puede ser realizada con relativa brevedad y para la cual se utilizan diversos tipos de trazos o de líneas. El papel suele ser el soporte por excelencia del dibujo, siendo bastante preferible el papel blanco granulado que tenga una superfície lisa si vamos a usar pluma y pincel, aunque si lo nuestro es el dibujo a lápiz o carboncillo, siempre es más recomendable el papel de grano grueso.

lapiz[3]

El dibujo a lápiz. Para realizar este tipo de dibujos, como su propio nombre indica, se utiliza el lápiz. Existen diferentes tipos de lápiz que van desde el lápiz negro al lápiz blanco de yeso y de color. También existe un lápiz llamado sanguina que se caracteriza por su color rojo de arcilla ferruginosa.

El carboncillo se obtiene gracias a la combustión lenta de madera, a la que se prolonga su duración utlizando resina y alcohol.

Los lápices corrientes que hoy día utilizamos y que podemos encontrar en cualquier sitio está fabricado a base de un conglomerado de polvo de grafito y arcilla que empezó a utilizarse a finales del siglo XVIII. Antes de eso, el lapiz que se utilizaba era el llamado grafito inglés.

El dibujo a tinta. Para el dibujo a pluma pueden emplearse diferentes tipos de tinta. La tinta china se obtiene de negro de humo diluido en aceite. Puede ser diluída en agua para obtener distintas tonalidades del gris. Otro tipo de tinta utilizado para el dibujo a pluma es una conocida como sepia, que se obtiene de una sustancia que se encuentra en las sepias que, se disuelve en agua y se le agrega goma arábiga.

La tinta también puede emplearse para otros tipos de técnica de dibujo que veremos a continuación: el pincel y la aguada.

Para el pincel se puede emplear la tinta pura o bien disuelta en un poco de agua para rebajar su densidad y obtener otros tonos. Por otro lado, para la aguada se emplea la tinta china o la tinta de distintos colores que, disueltos en el agua, se aplican al pincel.

No es necesario utilizar únicamente una de estas técnicas en un dibujo, pues es frecuente encontrarlas mezcladas en un mismo trabajo para obtener distintos efectos. La pluma y la tinta puede emplearse para el trazado de las líneas, mientras la aguada nos permite realizar contrastes, como por ejemplo, contrastes de luz y sombra.

Add Comment