Técnicas de oratoria para niños

En la mayor parte de los casos, hablar en público no es tan fácil como parece, razón por la cual puede ser interesante conocer algunas técnicas de oratoria para niños con el objetivo de comenzar a inculcar esta habilidad desde una edad temprana. Seguidamente vamos a conocer algunas de las técnicas más interesantes que ayudarán a los más pequeños de la casa a perder ese miedo y a aprender a organizarse de la forma adecuada a la hora de realizar cualquier tipo de exposición.

Técnicas de oratoria para niños

La oratoria para niños y la organización

Evidentemente, para poder memorizar o realizar exposiciones es necesario que mantengamos una buena organización, aunque hay que tener en cuenta que en esta ocasión estamos hablando de niños, es decir, debemos tener muy presente que el proceso deberá ser más lento y paulatino, pero lo mejor de todo es que al trabajar estas técnicas desde pequeños, las absorberán de tal manera que con el paso de los años para ello será verdaderamente sencillo.

Por ello debemos inculcar la organización desde el principio, y no sólo en el hecho de preparar el tema de la oratoria, sino que debemos conseguir que en su día a día sean lo más organizados posible.

Es esencial que entiendan que las cosas bien organizadas son mucho más fáciles además de que nos ahorran una gran cantidad de tiempo.

Enseñar que la extensión es importante

Otro aspecto importante relacionado con las técnicas de oratoria para niños es que los pequeños deberán entender que la extensión o el tiempo que dediquen a una determinada tarea es muy importante y valioso.

Es esencial asumir que cada cosa requiere de un tiempo determinado, hay tareas que son muy extensas y otras que podemos realizar en apenas unos minutos, pero cuando hablamos de exposiciones, deberemos calcular bien el tiempo y tener muy claro que las exposiciones excesivamente largas pueden llegar a aburrir a nuestra audiencia y las que son excesivamente cortas corren el riesgo de que dejemos en el tintero muchos conceptos que en realidad son importantes.

Una vez que conozcamos el tema que vamos a exponer consideraremos los minutos que vamos a dedicar a cada punto, y durante la práctica intentaremos amoldarnos el máximo posible a dicha duración.

Conocer bien al público

Además de conocer el tema que vamos a exponer también es esencial que conozcamos de forma adecuada al público que va a asistir, ya que gracias a ello podremos organizar mucho mejor la exposición.

Algunos consejos de oratoria para niños

Para terminar también os queremos añadir una serie de consejos relacionados con la oratoria para niños, ya que al ser más pequeños suelen cometer algunos errores que deberemos ir corrigiendo.

Lo primero que tendrán que hacer es organizar el entorno de trabajo de la exposición de forma adecuada y sin la necesidad de que nosotros intervengamos.

También deben ser cautos a la hora de hacer uso de gestos y expresión corporal en general. Deben aprender a interactuar con los oyentes y sobre todo deberán conseguir evadirse de cualquier ruido y centrarse en la exposición.

Add Comment