Técnicas de oratoria

Hoy vamos a centrarnos en las mejores técnicas de oratoria, un proceso que vale la pena ser tenido en cuenta, ya que nos permitirá realizar exposiciones mucho más efectivas y demostrar que somos la persona perfecta para hablar en público. No olvidemos que no existe un mal orador, sino una persona que expone sin estar suficientemente preparada.

Técnicas de oratoria

El miedo en la oratoria

Es normal que tengamos miedo a la hora de realizar una exposición en público; muchas personas estarán pendientes de nosotros y no podemos dejar nada al azar, tenemos que conseguir convencer y poder afrontar cualquier tipo de duda que tengan nuestros oyentes y, en definitiva, sobre nosotros recae una responsabilidad muy importante que tenemos que afrontar de la mejor forma posible.

No obstante, nuestro mayor enemigo va a ser el miedo, el hecho de plantearnos todos estos aspectos antes de empezar, los cuales impiden que actuemos de la forma adecuada y finalmente acabamos perdiendo todo el trabajo por el que nos hemos esforzado durante tanto tiempo.

Es esencial que tengamos en cuenta que no existe un peligro real, y ese miedo generalmente se va a basar en la posibilidad de perder una oportunidad o incluso a la vergüenza. Por ello, estos son los aspectos que deberemos trabajar, teniendo en cuenta que será el mismo miedo el que nos impida lograr nuestro objetivo.

Por esa razón, la práctica va a ser esencial, y cuanto más practiquemos, veremos cómo nuestro miedo va quedando atrás. Hemos de tener muy presente que este miedo que todos tenemos es injustificado, y el riesgo tan sólo existe en nuestra mente.

Los nervios en la oratoria

Por otra parte, también es habitual que estemos nerviosos ante una exposición, y en este sentido nos puede ayudar mucho respirar de forma correcta. Es esencial que practiquemos ejercicios de relajación y aprendamos a realizar una respiración profunda que nos ayude a deshacernos de todos los nervios que nos asalten en el momento de la presentación.

No olvidemos que cuanto antes nos centremos en el tema, antes desaparecerán.

La sinceridad es esencial

Pero para poder afrontar los dos aspectos anteriores, es primordial ser sinceros y mostrarnos transparentes.

No debemos intentar demostrar que somos personas que no somos en realidad, sino sacar el máximo partido a nuestras propias cualidades, que debemos estar convencidos de que serán las que lograrán el potencial que estamos buscando.

No hay que buscar la aprobación de nadie para sentirnos conformes con nuestro trabajo, todo lo debemos a nosotros mismos, y serán nuestras elecciones las que nos permitirán alcanzar nuestras metas, no el hecho de cómo nos vean los demás.

Centrarse en el tema

Por otra parte, para una buena oratoria es esencial concentrarnos cuanto antes, a la vez que iremos cometiendo una serie de errores de los que iremos aprendiendo.

No hay que tener miedo a equivocarnos, sino a perder la oportunidad de demostrar que, siendo tal cual somos, podemos alcanzar unas metas muy altas.

Poco a poco iremos aprendiendo a reaccionar y a improvisar sobre la marcha cuando cometamos errores, por lo que no deberemos tener miedo a la práctica en ningún momento.

Add Comment