Técnicas de tinta china

La caligrafía china y japonesa utilizan para llevar a cabo su escritura la tinta china. Durante la era Muromachi (siglo XIV d.C de nuestra era) se utilizaba en Japón para hacer pinturas monocromáticas, que recibía un gran influjo de la cultura china.

Esta tinta se utiliza a partir de unas barras sólidas las cuales deben ser frotadas en unas piedras rasposas conocidas en japonés con el nombre de “suzuri” que están diseñadas para esa utilidad. Las suzuri están hechas de un material áspero y pese a la gran diversidad de formas que podemos encontrar en este tipo de piedras, todas tienen una pequeña hendidura, con la pequeña diferencia entre las piedras de origen chino y las que provienen de Japón, pues las primeras sitúan esta pequeña hendidura en el centro, mientras que las segundas son lisas con uno de sus extremos hacia abajo.

Hoy os queremos hablar acerca de esta técnica de dibujo, para desvelaros todos sus secretos.

t

Técnicas de tinta china

El modo de empleo consiste en vaciar un poco de agua encima de estas piedras y restregar sobre ellas la barra para que esté todo el tiempo mojada. De este modo, el roce de la piedra con el agua va a ir diluyendo lentamente la tinta, que pasará a acumularse en la pequeña hendidura de la suzuri. Dependiendo de la densidad de la tinta que se desee, se puede continuar con el frote durante más o menos tiempo, aunque por lo general, esta operación suele llevar un par de minutos.

Sobre estas piedras se vierte un poco de agua y sobre éstas se frota la barra, de manera que siempre esté húmeda. El continuo frote sobre la piedra con el agua va deshaciendo poco a poco la tinta, que se va quedando disuelta en el agua que se acumula en la cavidad. Este proceso puede continuarse hasta que la tinta adquiera la densidad requerida, por lo que generalmente suele durar unos minutos.

No obstante, en la actualidad es posible adquirir la tinta china ya preparada, lista para ser utilizada pura o diluida en un poco de agua, para rebajar la densidad con la que la compramos, que suele ser alta.

Hay que tener precaución con la tinta acumulada en la piedra, pues ésta se seca con facilidad y conviene que no lo haga sobre la suzuri o el pincel. Cuando se seca sobre la piel, puede tardar de tres a cuatro meses en desaparecer, lo que la convierte en un material muy recomendable para realizar todo tipo de tatuajes.

Add Comment