Técnicas para adelgazar

Existen distintas técnicas para adelgazar, pero en esta ocasión vamos a intentar centrarnos en aquella que nosotros consideramos que reúne todos los requisitos para ser saludable y por supuesto que nos ofrezca unos resultados que duren toda la vida. Nuestro objetivo principal va a ser el de cambiar nuestra rutina y nuestra forma de actuar y ver las cosas.

Adelgazar con una alimentación equilibrada

Técnicas para adelgazarEl primer paso que nos vamos a plantear para conseguir adelgazar es equilibrar nuestra alimentación, pero para ello no nos vamos a centrar en dietas estrictas que hacen que al poco tiempo ya estemos aburridos, suframos en exceso y que sin duda abren la puerta al efecto rebote que nos lleva no sólo ya a recuperar el peso que habíamos perdido con tanto esfuerzo sino que también nos llevan a ganar más kilos de los que pesábamos antes de empezar.

Por esa razón, lo esencial es consumir todos los alimentos de la pirámide nutricional en las cantidades apropiadas, pero evidentemente, como nuestro objetivo es el de perder peso, lo que haremos será reducir las kilocalorías consumidas a lo largo del día.

No obstante, en este sentido siempre recomendamos que consultéis con un médico de confianza, ya que es el más indicado para realizar un plan personalizado donde os incluya aquellos alimentos que deberéis dejar de lado y los que más os puede convenir incorporará vuestra dieta.

También es importante tener muy claro el concepto de hidratos de carbono y saber en todo momento el instante más adecuado para consumirlos, los cuales, acompañados de una buena práctica de ejercicio físico, sin duda serán bienvenidos pero con una serie de límites que debemos conocer.

Practicar ejercicio físico para adelgazar

Evidentemente, una alimentación equilibrada nos va a ayudar a adelgazar, pero si queremos cumplimentar y conseguir un resultado mucho más efectivo y rápido, el ejercicio físico es la herramienta que estábamos buscando.

No olvidemos que en el caso de que padezcamos un sobrepeso considerable, si perdemos peso de forma excesivamente rápida, nuestro cuerpo quedará deformado y con la piel colgante, por lo que combinar una buena alimentación con una práctica de ejercicio físico regular será sin duda la mejor forma de evitar que esto suceda.

Eso sí, no debemos dedicarnos a practicar ejercicio físico a lo loco, ya que es esencial que vayamos de forma progresiva como procedemos frente a cualquier tipo de actividad a la que no estamos acostumbrados. La idea podría ser dedicar dos sesiones de una hora a la semana en dos días distintos, realizando porque tipo de actividad física que se amolde a nuestras capacidades y estado de forma.

Conforme vaya pasando el tiempo nos daremos cuenta de que nuestro cuerpo nos sigue pidiendo más y más, por lo que la adaptación estará siguiendo su curso de forma adecuada.

No obstante, lo que sí podemos hacer es dedicar unos minutos cada día a dar paseos, con lo cual lograremos un efecto mucho más rápido y duradero.

Add Comment