Técnicas para dormir rápido

El descanso es esencial para mantener una buena calidad de vida, y para ayudaros en este proceso diario vamos a explicar una serie de técnicas para dormir rápido que mejorarán vuestra experiencia, aprovechando el tiempo al máximo y evitando los problemas de sueño.

Técnicas para dormir rápido

La necesidad de dormir rápido

Por desgracia, en la actualidad dependemos de unos horarios excesivamente ajustados, lo que hace que cada vez sea más difícil encontrar el tiempo necesario para descansar.

Pero el problema es que, si no dedicamos las horas necesarias al descanso diario, nuestro cuerpo se irá resintiendo y al final acabaremos pagando con nuestra salud el estrés y la ansiedad que se irá acumulando.

Hace poco estuvimos hablando de una serie de técnicas recomendadas para dormir bien, pero en esta ocasión vamos a ir más allá y buscar no ya solo un descanso adecuado, sino también lograr dormirnos en un menor tiempo.

Hay personas que nada más embutirse en las sábanas ya comienzan a descansar sin casi darse cuenta, pero muchas otras necesitan estar dando vueltas, llegando incluso a precisar de alguna hora para conseguir conciliar el sueño.

Consejos para dormir rápido

A continuación os explicamos las mejores técnicas que os ayudarán a dormir rápido y a descansar aprovechando el tiempo al máximo.

Hay que desconectar

Uno de los mayores problemas que tienen algunas personas, y la razón por la que tienen que dar varias vueltas en la cama antes de conseguir dormir es precisamente que no saben cómo desconectar durante el tiempo de descanso.

Nos tenemos que deshacer de todo aquello que nos evite centrarnos en lo nuestro, que es descansar y dormir, por ello, los problemas de la vida diaria van a quedar fuera por completo, al igual que también nos olvidaremos de los ordenadores, la televisión, etc., es decir, haremos un paréntesis y nos centraremos en que la hora de dormir es la hora de descansar y desconectar.

La relajación

Pero para conseguirlo es esencial aprender a relajarnos. No existe desconexión sin relajación ni relajación sin desconexión.

Una buena táctica puede ser la de practicar algo de ejercicio físico antes de ir a la cama, o incluso optar por disciplinas como el yoga o cualquier tipo de actividad que nos ayude a liberarnos del estrés.

Otra buena táctica cuando nos acostemos es intentar comenzar una nueva historia, una nueva situación; por ejemplo, podemos imaginarnos que nos encontramos en una cabaña alejados de cualquier signo de civilización. Frente a nosotros, un río, y en todo lo que alcanza la vista, campos y animales que serán nuestra única compañía. En este escenario podremos movernos libremente y descubrir rincones fascinantes.

Aunque al principio quizás cueste un poco, con el paso del tiempo nos iremos acostumbrando y veremos que nada más acostarnos desconectaremos de forma automática.

La alimentación

Finalmente, es importante que cenemos antes de acostarnos, pero sin excedernos. Al menos lo haremos una hora y media antes de meternos en la cama, y por supuesto siempre evitaremos las bebidas excitantes y alimentos muy pesados que dificulten nuestra digestión.

Add Comment