Técnicas para escribir historias

Si estamos pensando en escribir historias, hoy vamos a explicaros algunas técnicas que os permitirá lograr un buen resultado y os ayudarán a conseguir objetivo de disfrutar de un futuro prometedor en el mundo de las letras. No os perdáis ninguno de nuestros consejos, y cualquier duda que os pueda surgir, no tenéis más que preguntar y la resolveremos en el menor tiempo posible.

Técnicas para escribir historias

Conocer y aprender para escribir historias

El primer paso que tenemos que dar para escribir historias es evidentemente aprender. Para ello, lo mejor que podemos hacer es leer y leer hasta conseguir encontrar el o los estilos que más vayan con el tipo de narrativa que queremos emplear.

Gracias a ello ya tendremos un buen paso ganado, por lo que si siempre hemos sido lectores habituales, es posible que no sea necesario dedicar demasiado tiempo, pero si se trata de la primera vez que nos hemos planteado entrar en el mundo de la narrativa, lo más normal es que necesitemos dedicar unos cuantos meses a bregarnos en este sentido.

Recomendamos en todo caso dedicar tiempo a distintos tipos de historias, y no sólo centrarnos en aquellas sobre las que queremos escribir. De igual manera deberemos leer textos de distintos escritores, y sólo así estaremos preparados para crear algo propio, algo exclusivo y que no se centre en repetir esquemas ya existentes.

Preparar la historia y esquematizarla

Ahora ya podemos ponernos en marcha, y lo primero que vamos a hacer es encontrar el tema sobre el que queremos escribir. Este aspecto ya dependerá de nosotros, pero os queremos dejar claro que escribir historias no es sólo tener un tema y empezar a llenar el libro de palabras, sino que deberemos tener un esquema bien definido.

Lo ideal en estos casos es conocer el principio y el final que queremos transmitir, y a partir de ello, crear dicho esquema escrito, incluyendo todos los cambios y aspectos esenciales que irán integrados en nuestro nuevo libro.

Esto tiene una utilidad fundamental, y es que así nos podremos guiar mucho mejor a la vez que no dejaremos cabos sueltos, ya que si queremos hacerlo todo de un tirón, lo más probable es que surjan errores que ni nosotros mismos vamos a detectar, pero que los lectores verán desde el primer momento, lo que puede convertir una buena idea y novela en un auténtico desastre.

Por esa razón, a este apartado también deberemos dedicar todo el tiempo que sea necesario, incluyendo meses si hace falta.

El borrador y las opiniones

Ya podemos pasar al siguiente paso que será ir desarrollando el esquema que hemos preparado. Lo ideal es crear un borrador rápido y sencillo que podamos mostrar a nuestros amigos y familiares para que den su opinión, la cual será muy valiosa y siempre deberemos tener en cuenta.

Una vez que sepamos los puntos fuertes y débiles, ya podemos empezar a escribir historias del tipo que hayamos planeado, y por supuesto dedicaremos todo lo necesario a releer y corregir, ya que una vez que esté terminada, no deberá quedar ningún cabo suelto.

Add Comment