Técnicas para estudiar anatomía

Muchos de nuestros lectores es posible que estén estudiando medicina, enfermería o cualquier proceso de aprendizaje que requiera el conocimiento de la anatomía. Para poder ayudaros en vuestra preparación hoy vamos a daros algunos consejos y técnicas para estudiar anatomía que estamos convencidos van a ser muy útiles para aumentar vuestra nota final y sobre todo para que podáis absorber esos conocimientos que en el futuro utilizaréis de forma frecuente.

Técnicas para estudiar anatomía

El sistema de la memorización para estudiar anatomía

Evidentemente, una de las principales herramientas que vamos a necesitar para estudiar anatomía es nuestra propia memoria. Por esa razón os recomendamos que ojeéis el artículo de técnicas para memorizar dónde incluimos algunos datos muy interesantes que os ayudarán a potenciar este aspecto.

No obstante, también podemos hacer uso de algunos trucos interesantes que os ayudarán durante el proceso y que vamos a destacar a continuación.

La utilización de tarjetas mnemotécnicas

Al igual que estuvimos explicando en el artículo de técnicas para memorizar palabras en inglés, a la hora de estudiar anatomía nos pueden ser muy útiles las tarjetas mnemotécnicas.

El proceso es muy sencillo, ya que lo único que tenemos que hacer es realizar una buena cantidad de tarjetas que podemos sacar directamente de cualquier folio y en una de sus caras introduciremos un término que tengamos que aprender y en el anverso incluiremos la definición, la localización, la función o cualquier información que sea necesaria.

Este sistema de aprendizaje no sólo es muy efectivo sino que además puede llegar incluso a ser divertido.

Hacer uso de la memoria visual

Para estudiar anatomía también puede ser muy interesante exprimir al máximo la memoria visual, ya que tarde o temprano vamos a necesitar desarrollarla, pero cuanto antes empecemos y más la trabajemos el resultado será mucho mejor.

En este sentido también podemos hacer uso de las tarjetas mnemotécnicas, incluyendo en esta ocasión imágenes que nos ayudarán no sólo a recordar las definiciones sino también a asociar las formas e incluso la localización en el cuerpo.

Utilizar herramientas en 2D y 3D

Para terminar, a la hora de estudiar anatomía es esencial que hagamos uso de herramientas en 2 y 3 dimensiones. Nuestro ordenador nos va a poder ayudar muchísimo en este sentido, ya que en el mercado podemos encontrar una gran cantidad de programas que incluso nos permiten movernos a lo largo de un cuerpo humano (o de cualquier animal) de forma que entenderemos mucho mejor desde las funciones hasta las razones de posicionamiento, formas, usos, etcétera.

En la actualidad también podemos encontrar herramientas similares para nuestros teléfonos inteligentes y tabletas, lo que significa que podremos seguir estudiando incluso en los ratos en los que vamos viajando en autobús, en el Metro, en el tren, etcétera.

Sin embargo, algunos de los recursos tradicionales como los esqueletos o cuerpos desmontables son sin duda una de la mejor forma para aprender mejor y más rápido. Además, si somos francos, es la única forma de trabajar en 3D con una gran efectividad.

Add Comment