Técnicas para exponer en público

En el caso de que nos veamos obligados a exponer en público, será de gran importancia que analicemos una serie de técnicas de las cuales vamos a hablar hoy. De esta forma no sólo evitaremos el miedo que muchas veces sentimos en estas ocasiones, sino que además también garantizaremos que nuestros oyentes habrán aprendido e incluso disfrutado del tiempo que nos han dedicado.

Técnicas para exponer en público

Haz uso de la tecnología para exponer en público

En la actualidad tenemos acceso a un amplio abanico de sistemas tecnológicos que nos ayudarán a conseguir una mejor exposición, ya sea utilizándolos como apoyo para no dejar nada en el tintero como incluso aportando así un apoyo visual o de cualquier tipo que ayude a nuestros oyentes a centrarse mejor en el tema.

Hasta la fecha, uno de los dispositivos más utilizados han sido los pizarrines y los proyectores, ambos muy útiles, aunque gracias a los avances ahora podemos conseguir una mejor proyección además de que tendremos la posibilidad de ofrecer una visualización distinta a nuestros oyentes de la que estamos utilizando nosotros en tiempo real.

En esencia, podremos hacer que los asistentes vean una cosa mientras que en nuestro PC nosotros estaremos viendo una serie de chuletas que nos permitirán no perdernos ni quedarnos en blanco.

Organizar bien el tema de antemano y utilizar la extensión adecuada

También deberemos preparar desde los sistemas de visualización a los textos e incluso nuestra actitud frente al público.

Exponer en público no significa sólo que soltemos una serie de palabras y datos, ya que eso lo puede hacer cualquiera, sino que es esencial que trabajemos la convicción, y para ello es muy importante que trabajemos al milímetro todo el proceso antes de exponer.

Además de organizarlo todo de forma adecuada, también es necesario que tengamos muy en cuenta la extensión de nuestra exposición.

Este aspecto también deberá ser tenido en cuenta durante la preparación, ya que es una buena idea cuadrar cada apartado, tema o punto que vayamos a tratar, dedicándole un tiempo determinado, remarcando aquellos apartados que puedan excluirse en caso de que, por cualquier razón, en puntos anteriores nos hayamos excedido.

De esta forma iremos controlando bien el tiempo y no dejaremos nada a la improvisación.

Ensayar, ensayar y ensayar

Pero para que todo lo anterior nos sirva, también será muy importante que ensayemos todo el tiempo que sea necesario.

Lo ideal es poder practicar en el mismo lugar en el que vamos a realizar la exposición, pero como esto no suele ser posible, intentaremos reproducirlo del mejor modo que esté en nuestras manos.

Contar con amigos o familiares para practicar puede ser una buena ayuda, y siempre dedicaremos un cierto tiempo a ensayar frente al espejo, ya que de esta forma podremos corregir los pequeños defectos y errores gesticulares que todos cometemos.

Llegar con suficiente antelación a la zona de exposición

Para terminar, puede ser interesante llegar al lugar de la exposición con el tiempo necesario, ya que así podremos organizarnos mejor, ir más relajados y, sobre todo, perder el miedo y los nervios.

Add Comment