Técnicas para memorizar un discurso

Si nos vemos obligados a realizar una charla frente a varias personas, es posible que estemos buscando algunos de los mejores trucos y técnicas para memorizar un discurso, ya que no siempre disponemos de la posibilidad de utilizar sistemas de apoyo, además de que a la hora de realizar la exposición o discurso es importante que nos dirijamos al público el máximo tiempo posible, por lo que evitaremos recurrir a dichos sistemas de apoyo de forma constante.

Técnicas para memorizar un discurso

La estructura y organización para memorizar un discurso

Evidentemente, lo primero que vamos a hacer es crear una estructura esquemática acerca de todos los puntos que vamos a tocar a lo largo de nuestro discurso. Es esencial que tan sólo incluyamos aquellos elementos que consideremos más importantes, y a través de ellos podremos ir realizando el desarrollo de forma mucho más cómoda.

Os aconsejamos que echéis un vistazo al artículo que escribimos recientemente acerca de las mejores técnicas para estudiar, ya que a través de él tendréis acceso a una serie de trucos muy interesantes que os pueden ayudar mucho.

Una vez que hemos preparado el esquema, lo único que tenemos que hacer es proceder a memorizarlo de la mejor forma posible.

Podemos hacer uso de distintos trucos como puede ser trabajar la memoria visual, es decir, memorizar imágenes que evoquen en nuestra mente cada uno de los puntos más importantes.

Otra forma de no olvidar cada apartado es relacionarlo con algo que conozcamos mejor, o incluso crear frases mnemotécnicas con las que nos ayudaremos a recordar todo el temario.

Estudiar de forma adecuada

Por otra parte también es muy importante que estudiemos de forma adecuada. De nada nos va a servir dedicar horas y horas seguidas, ya que lo único que vamos a conseguir es liar todo el contenido y muy probablemente al final no consigamos el resultado que estábamos esperando.

Muchas veces es más efectivo realizar estudios por plazos cortos, es decir, puede ser más interesante dedicar media hora por la mañana y otra media hora por la noche a realizar un repaso del esquema, ya que de esta forma irá quedando memorizado conforme vayan pasando los días.

Sin embargo, si queremos concentrar todas las horas de estudio en una sola tanda, podremos pasar incluso 10 horas seguidas, pero cinco días después ya no recordaremos nada.

Por otra parte también tenemos que asegurarnos de que una cosa nos quede muy clara, y es que es esencial que confiéis en vuestra propia memoria. Lo último que debemos hacer es pensar que existe la posibilidad de que vayamos a olvidar conceptos, ya que con ello lo único que hacemos es fomentar precisamente eso, es decir, que finalmente acabemos olvidándolos.

Esa razón es esencial que nos organicemos bien, que repasemos todo lo necesario y por supuesto que estemos totalmente convencidos de que el proceso de memorizar un discurso no tiene por qué ser complicado ni desagradable, y en el momento en el que realicemos la exposición todo va a salir a pedir de boca.

Add Comment