Técnicas para realizar una presentación

Para todos aquellos lectores que estén buscando consejos para realizar una presentación, hoy vamos a analizar algunos de los que consideramos más interesantes para que en el momento de llevar a cabo la tarea consigáis un resultado mucho mejor de lo que esperabais.

Realizar una presentación correcta parte de una buena organización

Técnicas para realizar una presentaciónLa premisa fundamental a la hora de realizar una presentación es tener muy en cuenta que la organización es la base de todo. Esta organización deberá tenerse en cuenta durante el tiempo previo a la exposición es decir en los momentos en los que estamos preparando todo el material, pero también deberá ser efectiva en el mismo instante en el que ya nos encontramos frente al público, pudiendo de esta forma estar mucho más tranquilos y evitar nervios.

Os recomendamos que echéis un vistazo al artículo de técnicas para perder el miedo escénico, a través del cual os damos también una serie de consejos que podéis adoptar y que os ayudarán a evitar la timidez y los nervios.

Preparar bien la presentación

Lo primero que vamos a hacer es preparar de forma correcta nuestra presentación, y para ello es esencial que consultemos todas las fuentes que estén disponibles y a nuestro alcance. Hay que tener en cuenta que además de exponer es posible que sea necesario que dediquemos unos minutos a resolver dudas y cuestiones planteadas por nuestros oyentes, por lo que sin duda, contar con una buena base será el mejor antídoto para acabar orgullosos de nuestra exposición.

Además de las fuentes de información fiables, también será necesario que contemos con el material de apoyo más adecuado como pueden ser proyectores, equipos informáticos o incluso una simple hoja de papel. Gracias a todos estos sistemas no sólo podremos realizar una presentación mucho más atractiva sino que además también evitaremos perdernos gracias a que podremos contar con pequeñas chuletas que nos ayudarán a recordar punto por punto.

Organizar el tiempo de forma adecuada

Otro aspecto esencial que debemos tener en cuenta al preparar una presentación es el tiempo del que vamos a disponer. Si no tenemos un tiempo limitado, intentaremos que el desarrollo se lleve a cabo en un tiempo medio, es decir, que no sea una presentación excesivamente corta pero que tampoco se trate de una disertación de horas; nuestro objetivo será conseguir que todos nuestros oyentes accedan a toda la información imprescindible y salgan bien informados, pero sin que por ello se aburran y acaben desconectando por el hecho de que tardamos demasiadas horas.

Uno de nuestros principales consejos en estos casos es que organicéis el tiempo que vais a dedicar a cada uno de los puntos, y durante la preparación de la exposición señalaremos aquellos aspectos que no son imprescindibles, es decir, si llegado el momento de realizar una presentación vemos que en un punto determinado nos hemos excedido en tiempo, para poder recuperarlo podremos dejar de lado algunos comentarios que habremos marcado previamente.

Este sistema es fantástico para evitar los nervios y errores cuando intentamos improvisar al realizar una presentación.

Add Comment