Técnicas para superar el miedo escénico

Son muchos los lectores que en alguna ocasión se habrán visto obligados a hablar en público, pero el problema es que la cosa no es tan sencilla como parece, y en el momento podemos tener la sensación de que realmente no vamos a conseguir un buen resultado. Para ayudaros, hoy vamos a explicar algunas técnicas para superar el miedo escénico a través de las cuales veréis que no sólo conseguimos sacar adelante la exposición o cualquier tipo de muestra sino que además disfrutaremos del proceso.

Técnicas para superar el miedo escénico

La organización para superar el miedo escénico

Una de las herramientas más importantes con las que vamos a contar para poder superar el miedo escénico es organizar todo el proceso de la mejor forma posible.

Por ejemplo, imaginemos que tenemos que exponer frente a un gran grupo de personas un tema de la Universidad, ofrecer un producto, etcétera. Pues bien, cuanto más sepamos sobre el concepto que vamos a desarrollar, nuestra seguridad será mucho mayor.

Esto significa que antes de proceder a dicha exposición es esencial que lo tengamos todo bien preparado y organizado, incluyendo las posibles preguntas que nos pueden realizar una vez haya finalizado dicha exposición.

Utilizar sistemas de apoyo para superar el miedo escénico

Pero por supuesto, los sistemas de apoyo también serán esenciales para poder superar el miedo escénico.

Cuando hablamos de sistemas de apoyo podemos estar refiriéndonos simplemente a un folio dispuesto sobre un atril o incluso a la utilización de proyectores y equipos informáticos.

En la actualidad podemos organizar toda nuestra exposición de forma completa, ofreciendo unas imágenes a nuestros oyentes mientras que en nuestra pantalla contamos con información alternativa que nos puede ayudar a guiarnos de forma correcta o incluso a recuperar el hilo si por ponernos nervios nos hemos quedado en blanco.

A la vez también nos ayuda a organizar el tiempo del que disponemos, calculando todo al milímetro e incluso incluyendo aquellos apartados de los que podemos prescindir en el caso de que nos estemos excediendo. De esta forma evitaremos tener que estar improvisando, lo que sin duda es una fuerza fantástica para superar el miedo escénico.

No abusar de los sistemas de apoyo

Sin embargo, desde aquí queremos dejaros claro que no debemos abusar de estos sistemas de apoyo, es decir, podemos utilizarlos en nuestro beneficio todo lo que necesitemos, pero a la vez también debemos tener muy claro que estamos realizando una exposición y por ello hablaremos al público, no al papel ni a nuestro ordenador.

La honradez, la sencillez y la simpatía

También debemos destacar estos tres adjetivos que deberemos absorber y asimilar. Es frecuente que tarde o temprano tengamos algún pequeño error, pero si intentamos solventarlo con un poco de honradez, sencillez y simpatía podemos estar totalmente convencidos de que incluso causaremos una mejor sensación frente al público.

La práctica es esencial

Para terminar, os queremos recordar que antes de realizar una exposición frente al público es esencial que practiquemos todo lo necesario.

Podremos hacerlo en nuestra intimidad tranquilamente e imaginando que tenemos delante al público o incluso pedir el favor a algún familiar o amigo para corregir los errores que puedan surgir.

Add Comment