Encuentra a tu pareja en Ashley Madison

Primera cita con una mujer: donde ir y de qué hablar

Primera cita con una mujerLa primera cita es tan importante para ti como para ella. Es el momento de la primera impresión que, forzosamente, debe ser buena. Hay algunos detalles que debes tener en cuenta para escoger dónde llevarle.

Intenta conocer sus gustos, sus platos favoritos, su ocio, sus distracciones. Son indicios que te facilitarán la elección del lugar de la cita para conseguir que vuestro encuentro sea un éxito.

Consejos para la primera cita con una mujer

Contenido

Deseas estar frente a ella, estrecharle la mano, tocarle, mirarle.

Vas a averiguar si es tu alma gemela. Te preguntas ¿cuál es el lugar ideal para impresionarle? Si la conoces más o menos bien, si sabes cuáles son sus platos preferidos, su deporte favorito, sus hobbys, la elección del lugar se vuelve más fácil. En caso contrario, espera algunos días para conocer mejor sus gustos. Es importante para la continuación de la relación que la primera cita sea un éxito.

Dónde llevar a una mujer en la primera cita: a dónde ir

Te hará falta un marco adecuado para encantarla. Vacilas entre varias propuestas. Tienes la posibilidad de invitarle a lugares públicos. Un lugar divertido permite estar a gusto y sacar provecho de ese marco para descubrir pasiones y ocio en común.

Encuentra a tu pareja en Ashley Madison

En esos lugares os abandonaréis a la conversación sin miramientos. Son momentos inolvidables que quedan grabados en la mente. Además, seas tímido o no, tendrás la ventaja de poder disimularlo y tu estrategia de seducción será perfecta.

Otra opción será encontraros en un café bar o un restaurante, donde podrás ser el seductor perfecto sin cansarle con discursos divertidos o dramáticos. El exceso en todas las cosas perjudica. Utiliza la medida justa. Procura que la atmósfera sea relajada y natural. Demuéstrale tu lado gentilhombre.

La primera cita puede ser en un museo o en el cine, pero éste último no es un lugar muy adecuado para una buena conversación.

Podrás llegar a la cita con un poco de anticipación para recibirla con una sonrisa, desechando tu estrés.

Los mejores lugares para una primera cita

El mejor lugar para la primera cita debe corresponder a tres criterios:

  • Discreción: deberéis estar al amparo de las miradas para evitar la presión social y evitar que se sienta incómoda. Cuánto más cómoda se sienta, más tranquilo y natural será su comportamiento.
  • Presencia de terceros: deberás procurar que haya gente. ¿Por qué? Para que se sienta cómoda. Ella no te conoce lo suficiente. Se trata de que pueda gritar “SOCORRO” en caso de que te reveles como alguien desagradable.
  • Ausencia de obstáculos físicos para poder reducir la distancia entre los dos y lograr crear tensión sexual.

Analicemos algunos lugares clásicos teniendo en cuenta estos tres criterios.

El restaurante

Sí y no. Es un buen lugar para conocer, pero no para ir más lejos. Es un buen lugar para comenzar.
El restaurante es un buen lugar para la primera cita. En lugares públicos no se sentirá aislada. Hay una mesa entre los dos que os permitirá hablar y conoceros, pero que impedirá las aproximaciones.

El cine

Es un mal lugar. No hay interacción. Imposible hablar o muy poco. No hay contacto visual y muy pocos contactos físicos a causa del brazo de la butaca que separa a las personas.

La discoteca

La discoteca permite los contactos físicos como tocar y bailar, pero es muy difícil conversar. Evítalo a menos que tengáis en común la pasión por el baile.

El bar o pub

Es un lugar muy bueno si la música no está demasiado alta y no hay demasiada gente. Es fácil estar uno al lado del otro (puedes mostrarle, por ejemplo, una foto en tu teléfono para tener la oportunidad de acercarte a ella). Es muy fácil comunicarse y tener contactos visuales. Como es un lugar público, se sentirá segura.

Los museos, el zoo, las exposiciones, los espectáculos, etc.

Demasiadas cosas van a distraerle. La comunicación será difícil y habrá pocos contactos visuales.

Un paseo por el parque

Puedes parecer el tacaño que no quiere pagarle un vaso o una comida en el restaurante. Puede, sin embargo, ser algo romántico y permite contacto físico si os sentáis en un banco uno al lado del otro. Podrás agarrarle del brazo o tomarle la mano. Es un lugar romántico pero no se aconseja al principio.

En tu casa

A menos que tenga confianza en ti, lo que es raro en la primera cita, puede negarse a ir a tu casa al no sentirse segura. No te conoce. ¿Por qué iría a encerrarse contigo en tu apartamento?

Algunos lugares insólitos

  • La pista de patinaje es un lugar divertido, donde es posible tener contacto físico, pero difícil para comunicarse.
  • Los parques de atracciones son lugares difíciles para comunicarse, pero fáciles para distraerse y pasar un buen rato.
  • Un paseo en barco. Es original y entretenido. Será fácil comunicarse.
  • El juego de bolos es un lugar bastante agradable que permite divertirse y hablar. Difícil, sin embargo, para los contactos físicos.
  • La playa es un lugar muy bueno. Es fácil comunicarse, tocarle, etc. Sin embargo, puede negarse porque no quiere que la veas en bañador.
  • Un restaurante de cocina extranjera es un buen lugar para mostrar tu originalidad. Asegúrate de conocer el tipo de cocina que se sirve. Si no parece embelesada por esta propuesta vete a un lugar más clásico.

El mejor lugar para una primera cita

Lugares para una primera citaNo hay lugar ideal, todo dependerá de diferentes factores. Tus finanzas, tus gustos, sus gustos, las condiciones meteorológicas, los medios de transporte, la proximidad de los dos, etc.

Un restaurante, un bar, un pequeño paseo por el parque será ideal. El restaurante permite conocerse mejor. El bar, la aproximación. El parque, un paseo romántico para terminar el día.

Puedes comenzar por un lugar inédito para conoceros un poco más antes de ir hacia un lugar más clásico, como un restaurante o un bar.

No olvides que para muchas chicas la primera cita es, justamente, la primera cita, y no deberás terminarla con un beso si no os conocéis bien.

¿De qué hablar en la primera cita?

La conversación es fundamental en el momento de la primera cita. Deberás dominar temas de conversación.

Será importante, en el momento de la primera cita, administrar los temas de conversación desde el más impersonal hasta el más personal e íntimo.

¿POR QUÉ?

Porque el nivel de confianza que tengas con ella dependerá del nivel de conversación.

Controlar la conversación

Contrariamente a la primera aproximación donde debes llamar su atención e interesarle para que tenga ganas de verte de nuevo, la cita tiene como objetivo aprender a conoceros mejor.
Deberás estar atento al contenido de la conversación, proponer temas, proseguir y dar ritmo a los temas.

No es necesario descubrirse demasiado en el momento de la primera cita. Te expones a su juicio y descalificación.

Evita los temas de conversación trampa

En el momento de la primera cita no habléis de política o religión. Se puede crear un conflicto.

No olvides que tu fin es seducirla y no debatir sobre la existencia de Dios. Será mejor hablar de temas como tus viajes, gustos por la música, gustos culinarios…

En todos los casos, no te extiendas demasiado y cambia lo más rápidamente posible de tema.

Luego, aunque las cuestiones clásicas ya hayan sido abordadas en la aproximación, será normal recordarlas en el momento de la primera cita.

¿Qué edad tienes? ¿Qué quieres hacer en la vida? ¿Dónde vives? ¿Dónde trabajas? ¿Tienes hermanos y hermanas? ¿Cuántos? ¿De qué edad?

Pregúntale su edad. Las mujeres no quieren a los hombres demasiado jóvenes o demasiado viejos con relación a ellas. Para no correr riesgos, evalúa el margen de edad que hay entre los dos.

Plantear cuestiones de personalidad

Estas cuestiones son un poco más divertidas y pretenden conocer mejor a la persona desde el punto de vista de su personalidad. El objetivo es aprender a conocerse divirtiéndose.
Estas cuestiones no son cuestiones de descalificación. Pretenden, más bien, establecer puntos comunes con la persona.

Puedes dejar camino libre a tu imaginación y plantear cuestiones más impertinentes. Existen unas aplicaciones sobre Smartphone que permiten conocer este tipo de cuestiones sin tener que memorizarlas.

Ejemplos:

  • Si tuvieras que escoger escalar el Everest o cruzar a nado la Manga, ¿qué escogerías tú?
  • ¿Qué es lo que soñabas hacer cuando eras pequeña?
  • ¿Cuántos hombres has conocido en tu vida?
  • ¿Cuánto tiempo duró tu última relación? ¿Cuál fue tu relación más larga?
  • ¿Dónde has viajado? ¿Dónde te gustaría ir?

Hablar de ella gracias a la lectura fría

La lectura fría consiste en decir cosas sobre alguien sin tener información, a priori, sobre él. Esto permite hablar de la otra persona sin plantearle cuestiones. La idea es decir algo, y su contrario, en la misma frase.

“Eres medio ángel, medio demonio”.

Qué decir en la primera cita: temas de conversación

Cómo pasaste el día

Pregúntele cómo ha pasado el día. Es algo que te permite mostrar tu interés. Si no ha tenido un buen día dile que, juntos, vais a remediarlo.

Pregúntale sobre su trabajo, por qué lo escogió, qué le gusta de él.

Vuelve a hablar sobre una conversación anterior

Para mostrar que te interesas por la otra persona, vuelve a hablar sobre una conversación antigua. Relee los e-mails que intercambiaste, piensa en lo que dijiste.
Si en e-mail hablasteis sobre literatura del siglo XX, puede ser un tema de conversación próximo. También puedes preguntarle si le gusta la lectura y qué placer encuentra en ella.

Esto le demostrará que prestaste atención a vuestras anteriores conversaciones.

Los lugares que frecuentas

Hablar de algunos lugares os permitirá saber si tenéis gustos en común. Es también un tema de conversación muy útil para organizar una próxima cita o descubrir puntos en común.

Puedes preguntarle por países o ciudades que le gustaría visitar.
Trata de averiguar lo que le atrae de ellos, lo que busca: paz mental, recogimiento, admiración, sorpresa.

Plantéale cuestiones sobre sus amigas

Cuando hable de sus amigas, plantéale algunas cuestiones. Así sabrás más sobre sus allegados y podrás intentar llevarte bien con ellos.

Puedes preguntarle qué harían sus amigas para ayudarle en caso de dificultad. Cómo se conocieron. Cómo su amistad se hizo más fuerte.

El trabajo

El trabajo es un tema de conversación en sí. Hay mucho que decir.
Si tu profesión te apasiona o la detestas, habla de ello con humor. Cuenta una anécdota y si se ríe, continua.

Los viajes

Hazle soñar. Habla de los lugares que visitaste, de tus impresiones. Si no has viajado, no inventes. Dile dónde te gustaría ir.

Los viajes son un revelador del alma y dicen mucho sobre los deseos del viajero. Decimos que el camino importa más que el destino.

Platos de comida

Cuenta lo que te gusta comer, cuáles son tus restaurantes preferidos y los platos que sabes preparar. La cocina es un tema de conversación ideal para planificar una próxima cena.

Pregunta sobre los gustos del otro en materia de cocina (exótica, creativa, tradicional, de la tierra). ¿Tu interlocutora cocina? Pregúntale cuáles han sido sus últimas realizaciones.

El futuro

Para seducir, nada como proyectarse en el futuro. Pregúntale por sus deseos y háblale de los tuyos. Evita hablar de si quieres tener niños o sueñas con casarte en la primera cita. Correrías peligro de ahuyentarle.

Antes de tener niños o casarte, deberás responder a esta cuestión: ¿es el hombre o la mujer de mi vida? La respuesta no es fácil en el momento de la primera cita. Date tiempo. Multiplicar las citas para conoceros mejor.

La cultura

Música, cine, teatro, literatura, pintura… Descubre qué le interesa y, sobre todo, no mientas. Una relación que se construye sobre la mentira no augura nada bueno.

La curiosidad es una verdadera cualidad.

Los hobbys

Deberás abordar este tema para despertar una conversación que se duerme. Si descubres una pasión en común, mucho mejor.

Pregúntale que hace los fines de semana, durante su tiempo libre, en vacaciones.
Juega al golf y tú no. Pídele que te enseñe.

Habla de cosas positivas

Se puede hablar de cosas poco positivas, pero no en el momento de la primera cita. No hables de infidelidad, de tu ex, de trabajo, no le compadezcas por su infancia difícil. Puedes hacerlo cuando ya esté avanzada la relación. Nunca en la primera cita.

Cómo superar la timidez en la primera cita

Cómo superar la timidez en la primera citaLa falta de confianza hace que sea difícil conseguir la primera cita. Finalmente, se fija la cita. ¿Qué debes hacer para superar la timidez cuando se produce el encuentro?

Consejo 1: relativiza

Piensa que aunque ese momento es importante, no representa el día más importante de tu vida. Esperas mucho de ese encuentro pero no es razón para que sientas demasiada presión.

Piensa, simplemente, que te reunirás con una persona que te gusta. Que es un buen comienzo y debes tratar de comportarte de la forma más natural posible para seguir con la complicidad creada en la red.

Aunque no estés seguro de si le gustas, relativiza y relájate.

Consejo 2: prepárate

Es importante sentirse bien consigo mismo para estar cómodo durante una primera cita. Para conseguirlo cuida tu apariencia, estilo y asegúrate de estar atractivo (pide asesoramiento a tus amigos si lo crees necesario). Te dará confianza y ayudará a que superes tu timidez.

Prepara algunos temas de conversación. Piensa qué le preguntarás tras vuestros intercambios virtuales y, sobre todo, tómate tiempo para relajarte antes de la cita. Esto evitará que llegues totalmente estresado.

Consejo 3: relájate

Durante la cita trata de liberar la presión y disfruta. Si estás paralizado por el miedo escénico y no puedes hablar, deja que la otra persona tome la iniciativa e inicie la conversación.

No estés nervioso. Si le gustas y es una persona bondadosa, te ayudará a sentir mejor. A medida que los minutos vayan pasando, si disfrutáis de afinidades, tu timidez desaparecerá y, sin duda, pasaréis un buen rato.

Los 10 mandamientos de la primera cita

La primera cita con una persona es, a menudo, decisiva.
En ella, la persona que conozcas se forjará una opinión sobre ti y deducirá si existe la compatibilidad que podría conducir a una relación.

La preocupación por el miedo escénico, la timidez o inexperiencia (social y relacional) de estas situaciones puede hacer que cometas errores que resultarán cruciales.

De ahí la pregunta que se plantean todos: ¿cómo hacer que todo salga bien durante la primera cita?
Para empezar, el que acuda es una buena señal. Así que, respira y relájate. Ahora sólo queda identificar comportamientos y dejar que la magia funcione.

El teléfono está prohibido

¿Qué hay más molesto e irrespetuoso que una persona que juega con su teléfono móvil mientras hablas con él?

Es por eso que no hay nada mejor que dejarlo en silencio guardado en el bolsillo.

Interésate por su entorno

Para seducir a la persona que está en frente de ti, es vital que seas sincero y muestres un mínimo interés por su vida.

Pregúntale sobre su familia, educación, aficiones… En fin, no pases el tiempo hablando de ti mismo y lo que espera de esa cita.

Debes crear una relación de confianza y tratar de conocer un poco más personalmente a la otra persona.

Cuanto más hable contigo, más avanzarás en la dirección correcta.

Establece reglas

Para evitar cualquier malentendido o malestar en el momento de pagar la cuenta, especifica a tu acompañante si la cita es una invitación o una simple oportunidad de compartir una comida o bebida.

No te sientas obligado a pagar porque seas hombre. Todo depende de tu deseo.

Las señoras no deben esperar que el hombre pague la cuenta y deben ofrecerse a dividirla. Sin embargo, nada les impide aceptar la cortesía de su pareja si se ofrece a pagar la comida o bebida.

No hables de tu ex en la primera cita

Una primera cita es una oportunidad para empezar algo nuevo.
Si hablas desde el comienzo de tus antiguas relaciones, es posible que envíes el mensaje equivocado.
La otra persona puede entender que no estás separado emocionalmente aún y que, probablemente, no estés listo para una nueva relación.

Esta es una de las peores cosas que puedes hacer. Tampoco digas que pasas tus días conversando en Badoo u otros sitios del mismo tipo.

Todas las verdades no se deben decir en la primera cita.

No bebas demasiado

Un vaso o dos, no bebas más. Estate vigilante sobre el consumo de alcohol. Es posible que si te pasas con la bebida puedas decir o hacer cosas de las que luego te arrepientes.

Muéstrate orgulloso de ti mismo pero no arrogante

Hay una gran diferencia entre el orgullo y la arrogancia.
Una primera cita es el momento perfecto para que compartas un poco de tu éxito sin pasarte.

Muestra a la persona que está contigo que tener determinación y fijar objetivos es una buena cosa. Es diferente a hacerse pasar por una persona mejor que las otras.
Mantén tus pies en el suelo y no te excedas.

Una primera cita no es una terapia psicológica

Tu compañero de piso puede ser un idiota, tu madre una pesada o tus compañeros unos perezosos, pero éste no es el lugar ni el momento para quejarse.
Tu conversación debe ser positiva e impactante.

No debes demostrar que eres una persona que está afectada por su entorno y busca una salida.

Lo que tienes que hacer es pasar un buen rato con alguien que te atrae. Concéntrate en eso.

No trates de profundizar demasiado en la conversación

Si bien es cierto que la primera cita puede compararse a una entrevista de trabajo, no estás allí para presionar a tu pareja.

No busques significados ocultos en sus respuestas y no hagas de la conversación un cuestionario.
Seguro que intentas evaluar a tu pareja de acuerdo a tus criterios personales, pero ten en cuenta que hay una buena probabilidad de que él o ella estén tan nerviosos como tú.

No digas toda la verdad sobre ti mismo

No me malinterpretes. No te aconsejo que mientas o finjas ser alguien que no eres.
Tan sólo que muestres lo mejor de ti mismo y reserves un poco de misterio.

Muéstrate cortés, juguetón, amable e irradia confianza.
La primera cita es una prueba. Pon todo de tu parte para tener éxito.

No compliques las cosas

Los hombres y las mujeres tienen diferentes expectativas.
Un hombre piensa, probablemente, concluir la velada con una relación sexual. Una mujer preferirá pensar en una segunda cita.

No te decepciones si la otra persona no está completamente en la misma onda que tú. Esto es muy natural.

No hagas una montaña de un grano de arena y quédate con la impresión general que te ha dado la persona con la que acabas de compartir ese momento.

Como su nombre indica, sigue siendo una cita.
Buena o mala la cita, no es lo más importante.

Es bueno que perfecciones tus habilidades sociales y relacionales.
Disfruta en el intercambio y no tengas miedo al rechazo.

Frases para la primera cita

La primera cita es, ante todo, la ocasión de dar una buena primera impresión y despertar en la chica que quieres seducir las ganas de verte de nuevo. Te propongo utilizar unos puntos obligatorios para conseguir tu primera cita. Descubre las cinco frases que les gustan a las mujeres en el momento de la primera cita.

Si quieres seducirla, trata de utilizar las cinco frases siguientes.

Eres todavía mejor que en mis recuerdos

Vete despacio, no digas todos los cumplidos de golpe. Trata de acoplar los cumplidos gentiles a la situación, si llegaste con anticipación.

Tú: “Buenos días. ¿Eres Carolina, la chica con quién tengo una cita?”

Ella, asombrada: “Sí, ¿por qué?”

Tú: “No recordaba como eras. De hecho, eres mucho mejor que en mis recuerdos”.

Variante para los encuentros en Internet:

“Eres mejor que en las fotos. ¿Eres Carolina o una de sus amigas que se le parece? ¿Su hermana?”

Hay un cumplido escondido que guardará en su memoria. Lo interpretará como un signo de interés. Jamás subestimes la fuerza de la palabra.

Muéstrate recto

En los cumplidos volvemos siempre a la misma conclusión: los cumplidos físicos guárdalos para momentos un poco más sexys.

Mientras tanto, da a conocer tus cualidades morales, intelectuales, humorísticas, sensibilidad, rectitud. No le hables de su físico. Así le pruebas que no eres superficial y no te atrae sólo su físico.

Verdaderamente, hueles bien

Un cumplido todavía más profundo ya que el perfume, los olores, están directamente unidos a la parte más profunda del cerebro.

Nivel 1:

“Verdaderamente hueles bien, ¿es tu perfume?”.
Le dejas la elección entre perfume, jabón y champú. Apreciará el cumplido.

Nivel 2:

“Me gusta mucho tu perfume”. Probablemente te tomará por un seductor.

Nivel 3:

“Adoro Flower Bomb. En ti huele aún mejor”.
No sólo reconoces el perfume, sino que le dices que huele mejor que las otras chicas que conoces y llevan la misma fragancia.

Guarda tu monedero, pago yo

¿Dulce momento de machismo? No, galantería, elegancia, refinamiento, buenas formas. A pesar de la paridad, la igualdad de género y todo lo que quieras, no puedo imaginarme compartiendo el gasto en el momento de la primera cita.
“Te invito”, en tu boca, no debe querer decir “te compro”, pero puedes decir: “pasé un momento agradable contigo. Esta vez me toca pagar a mí. Tú pagarás la próxima vez”.

El dinero no debe ser un punto de bloqueo en el momento de la primera cita: nadie te pidió invitarle a un restaurante carísimo. Un pequeño café de barrio, la cervecería, el paseo por un parque… En el momento de la primera cita paga la cuenta.

NB: si quiere pagar su parte quizás sea porque no desea verte de nuevo.
NB2: puede que estés en relación con una feminista convencida que desea compartir todos los gastos.

Eres diferente de las otras

Un punto importante a negociar con tacto: “eres diferente a las otras”. Deberá sonar como “tú me fascinas”.

Tu objetivo es pasarle el mensaje diciéndole que te gusta más que las otras chicas.

Beso en la primera cita: ¿cómo actuar y en qué momento?
He aquí algunas indicaciones para saber cuando besar a una mujer, minimizar los riesgos de fracaso y, sobre todo, no dejarse intimidar por esta etapa del primer beso.

Besar en la primera cita: ¿idea buena o mala?

Beso en la primera citaMuchas ideas preconcebidas circulan sobre el momento del primer beso. El mejor consejo que puedo darte para besar a una chica en la primera cita es no querer, a toda costa, actuar con un esquema preconcebido.

Muchos pensaréis que no hay que ir demasiado rápidamente, que no se debe besar en la primera cita, que hay que verse durante un tiempo antes… Agarrarse a estas creencias sacadas de ninguna parte es la mejor manera de pasar de largo de la chica que te interesa.

Por mi parte, prefiero besar en la primera cita (como el 88 % de las parejas existentes) porque:

  • Si tu mujer amada se presenta a la cita puedes estar casi seguro que siente atracción y desea ser besada si la cita sale bien.
  • Es más difícil prolongar el deseo y la tensión sexual que creaste si esperas a la segunda cita. Besando en la primera cita aprovechas mejor el momento.

Aunque besar en la primera cita es lo que prefiero, no es una regla que me fije cueste lo que cueste: lo hago sólo si noto que la mujer que me interesa tiene ganas de ello.

El momento ideal para besar a una mujer

Es la única regla que deberías seguir: el momento ideal para besar a una chica es, simplemente, cuando esté lista para ello. Esto puede parecer simplista a primera vista pero, en esta afirmación, hay algunas implicaciones importantes que debes anotar:

  • En primer lugar, es un momento que puede variar.
  • Contrariamente a ti, una mujer no tendrá ganas de ser besada en cualquier momento. Se necesitará un trabajo preparatorio: la elección del lugar de cita y el erotismo de la conversación.
  • En el cine asumirás el riesgo de iniciar el primer beso.
  • Al final, dependerá de ella ya que será quien, indirectamente, decidirá el momento en que entrarás en acción.

Deberás besar a una mujer cuando se encuentre a gusto contigo y antes de que se haya cansado de esperar. Bésale tan pronto como notes su complicidad fijándote en las señales que te envía.

Antes de besar a una mujer repara en los signos de interés

Lo que hay que comprender es que el riesgo de una “negativa” puede percibirse en los indicios que una mujer te deja. Si tu estrés y timidez tapan tu intuición puedes fiarte de las señales siguientes:

  • Te toca sin razón aparente. Roza contigo sus manos, sus piernas.
  • Se ríe de todas tus bromas.
  • Te deja beber en su vaso o comer en su plato, incluso te lo propone.
  • Se frota el cuello, se acaricia los cabellos.
  • Aguanta tu mirada con los ojos brillantes.
  • Se mordisquea los labios.

Para saber más sobre indicios en los que reparar puedes, también, leer el artículo sobre el lenguaje corporal.

La trampa que hay que evitar si quieres besar a una mujer: esperar demasiado tiempo

A la inversa si:

  • Parece repentinamente decepcionada.
  • Si adopta un lenguaje del cuerpo más cerrado (mira, cada vez más a menudo, a otro lugar, cruza los brazos, sonríe menos).
  • Participa mucho menos en la conversación y parece mucho más fría.
  • Mira más su teléfono.
  • De modo general, sientes como disminuye su complicidad.

Puede que hayas esperado demasiado tiempo. Es muy importante saber que una mujer puede querer ser besada rápidamente. Porque, si no entras en acción cuando tiene ganas de ser besada, puede que crea que verdaderamente no estás interesado, o que la relación no irá más lejos. Cuando desee ser besada será muy difícil que retroceda. Insisto mucho en este punto porque podrás recibir una negativa si decides besarle demasiado tarde.

En particular, no esperes el momento de decirle hasta la vista para besarle. El estrés sería demasiado grande. Si en el momento de separaros todavía no la besaste, espera a la segunda cita para probar fortuna.

Qué hacer y qué no hacer en la primera cita

La correspondencia por correo electrónico era prometedora. La voz en el teléfono parecía amable pero tienes miedo de quedar mal en la primera cita. Relájate y lee nuestros consejos.

¿Jeans o traje de gala?

¿Qué me pongo? Las mujeres no son las únicas que se hacen esta famosa pregunta en la primera cita. Una cosa es cierta: sé tú mismo y no vayas disfrazado. Que ella utilice tacones si cree que es buena idea.

Para el hombre, fuera del pantalón vaquero hay una salvación: ponerse el pantalón que llevó a la boda de su amigo.

Sean cuales sean tus gustos, debes estar elegante. Por ejemplo, los hombres se verán mejor con una chaqueta en vez de una camiseta sin mangas.

La gran mayoría de personas puede que no propongan una segunda cita si la otra persona no tiene un aspecto elegante en la primera cita. Haz brillar tus zapatos.

La elección de la cita

El éxito o el fracaso de una primera cita están, a menudo, vinculados al lugar y la manera en que se lleva a cabo. Una cita en la terraza de un café puede salir bien siempre que ambas personas tengan cosas de las que hablar.

De lo contrario, puede convertirse rápidamente en un desastre. En lugar de ello, ¿por qué no optar por una cita sin estar sentado?

Para romper el hielo, nada mejor que un paseo por un parque o el centro de la ciudad. Pero, ten cuidado de no caminar demasiado: una caminata de treinta kilómetros en bicicleta, o una caminata por la montaña, es poco probable que tenga éxito.

¿Debes hacer planes para el futuro en la primera cita?

Preparar temas de conversación para la primera cita puede ser una gran estrategia para aquellos que no son grandes oradores. Ten cuidado, sin embargo, porque algunos temas deberás eliminarlos por completo: los ex cónyuges, por ejemplo.

A los hombres, sobre todo, no les gusta oír hablar de la última pareja. Por su parte, la mayoría de las mujeres prefieren no hablar de temas sexuales en la primera cita. Ten cuidado de no hablar demasiado de futuro: la construcción de un futuro hogar, el matrimonio o el deseo de tener un hijo son temas que pueden asustar a la otra persona.

¿Quién paga?

A la mayoría de los hombres les gusta ser generosos, algo que no carece de atractivo, principalmente, para las mujeres mayores de cuarenta años. Las mujeres más jóvenes prefieren que pague cada uno lo suyo para demostrar su independencia y no sentirse en deuda.

Debe siempre tenerse en cuenta que la primera impresión es la que cuenta.

Lo que dicen los gestos durante una primera cita

Podríamos tratar de ocultar nuestras emociones y ocultar nuestras intenciones, pero en seducción algunos gestos nos traicionan revelando nuestros deseos, dudas y miedos. Aquí hay cinco acciones que debes realizar en la primera cita.

Mira a la derecha

Si miras a la izquierda te sentirás incómodo. Si tus ojos permanecen inmóviles, parecerás preocupado. Si miras hacia abajo, tan pronto como tus ojos se encuentran con los suyos, parecerá que te intimida o, incluso, te impresiona. Si fijas tu mirada en una parte de su cuerpo (pecho, manos…), demostrarás que sólo está interesado en su físico.

Ella juguetea con un objeto o se retuerce el cabello

Una mujer que incansablemente mueve su pelo o juguetea con un objeto durante una cita, es una mujer nerviosa.

Ella te quiere impresionar y agradar. Para mantener tu mirada comienza, sin pensar, a juguetear con su anillo, servilleta, pelo…

Se muerde el labio

Las mujeres suelen morderse el labio por timidez o con la intención de engañar, pero este gesto tiene un significado totalmente nuevo durante una cita romántica.

Si se muerde el labio superior significa que piensa en otra cosa. Que está distraída o con exceso de trabajo. Si se muerde el labio inferior es señal de que no se siente cómoda. En ambos casos, no es buena señal.

Imita tus movimientos

¿Ella hizo los mismos gestos que tú? ¿Ella bebe al mismo tiempo, sonríe al mismo tiempo, coge sus cubiertos al mismo tiempo?

Por encima de todo, no malinterpretes. No se está burlando de ti, por el contrario. Inconscientemente, expresa su deseo de estar en sintonía contigo.

Se acaricia

Si se acaricia el brazo, por ejemplo, mientras te escucha hablar, será porque le gustas y siente un deseo irresistible de tocarte, acariciarte. Estás en la primera cita y cualquier caballero sabe que sería inapropiado atreverse a tocar (incluso el brazo).

Así que, inconscientemente, empieza a acariciarse a sí misma para frenar su entusiasmo. También podría estarte enviando la señal de que le gustas.

¿Qué hacer si la primera cita no funciona bien?

Qué hacer si la primera cita no funciona bienHas conseguido una primera cita pero no va muy bien.
Haz todo lo que puedas. Intenta que ría. Esfuérzate para que se sienta cómoda.

Pero, nada funciona y no eres capaz de aligerar el ambiente. Cuanto más se avanza, más nervioso estás. Sientes que te quedas atascado en arenas movedizas. Es como si la situación te desesperara.

Has tenido una oportunidad de oro para seducir y estabas seguro de que así sería. Sin embargo, nada sucedió como estaba previsto.
No debes desesperarte. Este artículo te dará algunos consejos para preparar tu próxima cita.

Cuando la primera cita no cuaja

Todos hemos tenido alguna vez esa primera cita que no va a ninguna parte.

Estás nervioso, no te diviertes. Cuanto más intentas animar el momento peor sale todo. No hay chispa.

¿Dónde está el problema?

Piensa que tú has organizado la primera cita. Elegiste un lugar y un momento.
En otras palabras, eres el que lideró el baile.

Tú preparaste ese momento y quieres que todo salga bien. Te pones nervioso.
Pero, ¿por qué no os divertís? Porque tú estás nervioso.

Romper el hielo

Cuanto más nervioso estés, menos divertido será el momento.
La solución es simple: deja de hacer tanto esfuerzo para que se divierta y disfruta.

A las mujeres no les gusta pasar el tiempo con un chico nervioso. Les encanta estar con quien sabe disfrutar.

Cuanto más le gustes más se divertirá contigo. El primer paso es dejar de tratar, desesperadamente, de que ría.

Tu éxito con las mujeres depende de tu capacidad de crear un mundo de diversión al que ellas quieran unirse.

La fórmula mágica de la primera cita

Te voy a decir cómo divertiros en vuestra próxima cita.

Procura que la primera cita sea en un sitio que te sea familiar

Si deseas que haya diversión, elige para la cita un lugar original y exótico.

Elige un lugar que conozcas aunque no sea especialmente emocionante.

Podría ser la terraza de una cafetería o un bar en tu antiguo barrio donde sirven tu helado favorito.

Cuanto más acostumbrado estés a ese ambiente, más fácil será que te relajes y pases un buen rato.

Concéntrate en tus propias emociones

Puedes controlar sus emociones pero no las tuyas propias.
Por lo tanto, es inútil tratar de obligarla a divertirse. En su lugar, deja que el tiempo discurra a su manera.

No hay nada atractivo en un hombre que hace cualquier cosa para complacer a una mujer. Tan sólo es necesario que intente que se sienta bien.

La manera más fácil de hacerlo es dejar que luchar para que se ría (podría parecer que estás desesperado).

Si las risas no fluyen de forma natural, es mejor relajarse y disfrutar el momento. El resto vendrá con el tiempo.

Encadena varias ubicaciones

Encadena varios lugares para la primera cita.

No te conforme sólo con un lugar que te sea familiar. Prepara dos o tres actividades para continuar después.

Ir a varios lugares diferentes será más ventajoso para ti.

– Sentirás que controlas más la situación
– Tendrás menos miedo sobre qué decir. Si la conversación se tambalea, simplemente da el siguiente paso.
– El hecho de pasar tiempo juntos en diferentes lugares dará la impresión a tu cerebro de familiaridad y te ayudará a aliviar la presión que sientes. También, aumentará la atracción de la otra persona hacia ti.

Estate preparado para aceptar que las cosas pueden no salir como deseabas

¿Qué es lo peor que puede pasar?

Las cosas puede que no salgan como deseabas pero no hay razón para pensar en ello.

Paradójicamente, cuanto más se acepta la posibilidad de fracaso, es menos probable que ocurra.

El último secreto

¿Sabes cómo me las arreglé para superar este problema? He estado en tantas primeras citas que ya no es un acontecimiento para mí que las cosas no salieran como deseaba.

Confía en ti porque en algún momento lo vas a lograr. Es sólo cuestión de tiempo.

Add Comment